Seleccionar página

Con la llegada de las altas temperaturas son muchas las familias que toman la decisión de añadir una piscina de poliéster a su vivienda. Es una forma de refrescarse y poder tener diversión sin salir de casa durante los días más calurosos. Cuentan con gran cantidad de formas y tamaños, pudiendo elegir aquellos que más se adapten a ti. Especialistas como Poliéster y Piscinas Castillo destacan las múltiples ventajas con las que cuentan este tipo de piscina, siendo la poca cantidad de tiempo invertida en su construcción una de las más destacables.

Muchas personas tienen miedo a no saber limpiar su piscina una vez que la tengan en la vivienda. Es un proceso de lo más fácil que podrás realizar durante tu tiempo libre, necesitando constancia y dedicación. Una de las dudas más habituales es si debemos o no vaciarla antes de limpiarla. Este punto dependerá del estado en el cual se encuentre el agua. Si el agua está transparente puede recuperarse con un tratamiento adecuado. Sin embargo, cuando tiene un toque verdoso y no permite ver el fondo, lo mejor será que la vacíes para poder volver a llenarla.

  • Limpiarlas paredes y el suelo. Es importante comenzar por retirar todas las hojas y los insectos. Una vez que esté limpio, deberás de cepillas paredes y suelo. Es importante que en la limpieza de las piscinas de poliéster realices movimientos con el cepillo de arriba abajo.
  • Aspira el fondo con limpiafondos. Lo más cómodo es contar con uno automático, ahorrándote gran cantidad de tiempo y dinero.
  • Limpieza de accesorios y filtros. Es importante que tanto los filtros como los accesorios se encuentren siempre limpios. Recuerda que tanto la bomba de filtración, como el filtro de arena y el prefiltro deben estar en buen estado.
  • Comprobar los niveles de Ph. Los especialistas como Poliéster Casariche advierten de la necesidad de contar con un buen equilibrio ácido-alcalino en tu agua. La proporción de ácidos y alcalinos en el agua debe de ser la ideal. En el caso de que no se encuentre en las medidas correctas acabará dañando tu piscina de poliéster. El Ph de la piscina debe de estar entre el 7,2 y 7,8.

En todo momento habrá que tener presente el cloro. Los cloradores salinos son ideales tanto para piscinas de poliéster como de obra. La cloración salina tiene múltiples ventajas con respeto a la química. Resultará mucho más fácil y económico mantener tu piscina siempre lista.

Consulta con especialistas como Piscinas Casariche las distintas opciones en piscinas de poliéster. Instalar una piscina en tu vivienda no solo aumentará su valor, también le dará una nueva zona donde poder disfrutar de tu tiempo libre con familia y amigos durante la época de verano.

 

 

Please follow and like us:
icon Follow en US